Dolor de cervicales

¿Qué son los dolores de cervicales y cómo podemos tratarlos?

El dolor de cervicales si es bastante agudo, puede cursar con mareos e impedirnos realizar ciertas tareas que hacemos habitualmente. Llamamos cervicales al conjunto de 7 vértebras situadas a la altura del cuello, cuya función es la de mantener la cabeza erguida.

Cuando estas vertebras se desgastan o hacemos un movimiento brusco o repetitivo, podemos dañarlas y hacer que empiecen a dolernos e incluso provocar mareos. En muchas ocasiones, antes de preguntar al especialista, nos ponemos a hacer estiramientos y puede que eso empeore la situación.

Lo mejor que podemos hacer antes de ver al especialista, para calmar y eliminar el dolor son tratamientos de frío y calor. Podemos aplicar calor mediante bolsas de agua caliente o sacos térmicos de semillas, los cuales ayudarán a que la sangre fluya mejor y los músculos se relajen, ya que puede ser a causa de su inflamación o contractura el que nos estén dando mareos.

Cuando tenemos contractura muscular en la zona del cuello, aparece rápido el dolor de cervicales, y si no se acude pronto a un fisioterapeuta, el mal no se va a ir. Con los fármacos sólo vamos a engañar al organismo para que deje de dolernos, para que el músculo se relaje, y estos beneficios los podemos tener sin efectos secundarios a través de la aplicación de calor con un saco térmico, además de llevar flores de lavanda, que desprenden un aceite esencial que relaja el estado mental de la persona.

Dolor en las cervicales

Pese a lo molesta y dolorosa que puede llegar a ser esta afección, es verdad que se puede tratar con remedios naturales hasta que uno se encuentre mejor y pueda acercarse a un fisioterapeuta a descontracturar los músculos.

Puede ocurrir después de jornadas de trabajo en las que la zona cervical esté expuesta a verse dañada, como por ejemplo, trabajar jornadas largas delante de un ordenador sin un buen apoyo de cabeza para no cargar las cervicales, estudiar con posturas inadecuadas, ejercicio físico mal ejecutado o muy forzoso para las cervicales, movimientos bruscos o a la hora de dormir, pasar mucho tiempo en una mala postura.

Mareos cervicales y estrés ¿tienen algo que ver?

La ansiedad puede derivar en dolor de cervicales y provocar mareo. Muchas veces el causante de la ansiedad (y encadenar el dolor cervical y mareos) es el vértigo, que nos produce una fuerte contracción en la zona del cuello.

Los cambios de horario de sueño y no dedicar suficiente tiempo al descanso. también es un síntoma de estrés que puede cursas con dolor de  cervicales. Lo bueno ante estas situaciones, es que tenemos remedio naturales par el dolor cervical más efectivos que los fármacos y sin dejar en nuestro organismo ningún tóxico o efecto secundario.

El primer remedio natural es hablar con la gente, para desestresarte y quitarte ciertas preocupaciones de la cabeza, que hacen que vivas el día a día tenso, acumulando rigidez y contracción muscular en la zona del cuello.

¿Qué remedios naturales para el dolor cervical existen?

Remedio natural para el dolor en cervicales

El mejor remedio natural para el dolor de cervicales dependerá mucho de cual haya sido su causa, si ha sido producido por un movimiento brusco o una postura inadecuada conviene la termoterapia, y si es causado por estrés, la mejor terapia una buena charla y descanso.

Como acabo de mencionar, la termoterapia es genial cuando se trata de contracturas. Lo ideal es aplicar primero frío y dejar actuar durante 10 minutos, a continuación retirar el frío y aplicar calor, así la sangre fluirá mejor, aportando oxígeno y nutrientes en la zona afectada. Esto lo podemos aplicar mediante un saco térmico de semillas cervical, el cual, al ser más alargado, es más ergonómico y se nos acoplará bien a la zona.

Si en cambio estamos hablando por dolor en las cervicales causado por el estrés, lo mejor será que lo tengamos en cuenta, descansemos y nos desahoguemos con alguna persona cercana. Para que la mejora sea más rápida, podemos tomar algunas planas medicinales como el jengibre, la lavanda o el Gynkgo las cuales o bien calmarán nuestro estado de ánimo (las dos primeras) o nos ayudarán a que la sangre fluya mejor.

Por supuesto que hay otros remedios para terminar con el dolor de cervicales sin tener que recurrir a la ingesta de fármacos. El número uno y el analgésico definitivo es acudir a un fisioterapeuta que será la única manera de decirle adiós al dolor, ya que si se quita la contractura no vamos a padecer ni dolor ni mareos. Es la mejor opción cuando el dolor no se ha ido en unos 5 días, ya que lo más probable es que se deba a una contractura. Si notamos hormigueos o que se nos duerme el brazo, podemos estar seguros de que se trata de una contracción muscular.

Otro remedio es el de frotarnos por el cuello y la zona afectada aceites como el de lavanda (esencial) mezclado con aceite de almendras o de oliva, y también el aceite de hipérico (hierba de san Juan), caléndula, todo ellos a temperatura ambiente o caliente y disueltos en otros aceites.

Otros tipos de dolores que puedes tratar de forma natural con los sacos térmicos

¡Advertencia!:
No se debe dejar de consultar con nuestro médico las afecciones que padecemos y recurrir al fisioterapeuta para eliminar por completo las contracturas.

Mostrando todos los resultados (3)

Mostrando todos los resultados (3)