Dolor de gemelos

¿Por qué nos duelen los gemelos?

El dolor de gemelos no tiene porqué precisar relajantes musculares ya que quizás, por quitarnos la rigidez de los gemelos, acabemos por tener dolor de estómago de lo potentes que son algunos fármacos. Lo que si ocurre es que un dolor de gemelos puede afectar a nuestro bienestar porque no nos permite hacer actividades cotidianas sin estar pendientes de la molestia.

Dolor de gemelos y sóleo

El dolor de gemelos suele aparecer tras un entrenamiento o un esfuerzo al que no acostumbramos normalmente, es por ello que los primeros días de activación debemos ser conscientes que no podemos someter a nuestro cuerpo a una sesión excesivamente larga ni pesada. También puede aparecer este tipo de molestia debido a un sobreentrenamiento, es decir, puede que nuestros gemelos estén acostumbrados al ejercicio, pero en una carga excesiva hayan podido lastimarse.

Llamamos dolor de gemelos pero técnicamente lo que nos duele es el sóleo, músculo del gemelo. Para evitar esta molestia, a parte de tener en cuenta el comenzar con ejercicios y sesiones de forma progresiva que no nos sobrecarguen, también es importante estirar tras hacer actividad física.

A continuación, daremos unas claves para prevenir que ocurra el dolor de gemelos, y en otro apartado, remedios naturales por si no viésemos afectados por esta molestia.

¿Cómo se puede prevenir el dolor de gemelos?

Os voy a dejar unas claves que siempre funcionan en la prevención del dolor de gemelos, que no se te olviden:

  • Tener un hábito alimenticio saludable. Comer alimentos por alto contenido en potasio (como el aguacate), aportará el nutriente al gemelo que evita que suframos calambres. Las vitaminas y los minerales son micronutrientes, es decir, que nuestro cuerpo necesita cantidades pequeñas, pero las necesita, así que hay que comer alimentos ricos en vitaminas y minerales para fortalecer los músculos y mantenerlos nutridos.
  • Hay que fortalecer los gemelos con ejercicios de musculación, tipo sentadillas o máquinas, para hacer más grande y fuerte el sóleo, evitando tener posteriormente dolor de gemelos.
  • Practicar yoga, o hacer ejercicios de relajación y estiramiento muscular nos aportará mayor flexibilidad, con lo que evitaremos sufrir calambres y otras molestias que producen dolor de gemelos.
  • Mantener una buena hidratación, para un correcto funcionamiento del organismo en general, pero cuando estamos deshidratados, empezamos a tener muchos calambres musculares.
  • Mantener una vida activa, alejada del sedentarismo, pues esto debilita los músculos y nos hace más propensos de sufrir dolor de gemelos, o muscular, en general.

¿Hay remedios naturales para tratar el dolor de gemelos?

Remedio natural para el dolor de gemelos

Si ya no hemos llegado a tiempo para la prevención, ahora nos toca aplicar un tratamiento para el dolor y la recuperación muscular. Para ello, podemos acceder a remedios naturales, así, evitando los fármacos, estaremos previniendo dolores estomacales, por ejemplo.

El descanso es uno de los remedios naturales más sencillos y eficaces, por ello, cuando empecemos a sentirnos con los gemelos un poco cargados, deberemos descansar el tiempo que haga falta hasta que estos se recuperen. Pero también sabemos que de nada sirve salir hoy a hacer deporte y hasta dentro de tres días nada, así que durante el tiempo de reposo podemos aplicar calor en la zona afectada mediante un saco térmico de semillas y a continuación (que el músculo se habrá relajado) dar un ligero masaje con aceite de romero o eucalipto que ayudan a mejorar la circulación sanguínea. Esto nos permitirá estar listos en menos de dos días.

El estiramiento también nos ayudará en la recuperación del sóleo, al igual que usar métodos de compresión como una “medias pantorrilleras” que ayudan a mejorar la circulación en el caso que no podamos estar en casa y aplicar el calor y frío con los sacos térmicos de semillas.

También es buena idea tomar suplementos o alimentos ricos en vitaminas y minerales, pues el dolor de gemelos también ha podido deberse a una alimentación inadecuada y falta de nutrientes en los músculos. Los frutos secos tienen altos contenidos en vitamina E, que es muy importante para las contracciones musculares. El potasio también nos ayudará a no sufrir o a que desaparezcan los calambres, lo podemos encontrar en altas concentraciones en el aguacate, el plátano y el kiwi.

Otros tipos de dolores que puedes tratar de forma natural con los sacos térmicos

¡Advertencia!:
No se debe dejar de consultar con nuestro médico las afecciones que padecemos y recurrir al fisioterapeuta para eliminar por completo las contracturas.

Mostrando todos los resultados (3)

Mostrando todos los resultados (3)