Dolor de hernia discal

¿Qué es la hernia discal?

Cada disco intervertebral consta de un anillo fibroso externo y de un núcleo central, formado por una masa gelatinosa que actúa como una almohadilla. Debido a diferentes razones, el anillo fibroso puede degenerarse y llegar a romperse. Esto causa un dolor de hernia discal agudo.

Pinzamiento hernia discal

Estos anillos fibrosos se llaman discos y es lo que une las vértebras y junto con ellas forman la columna vertebral. Estos discos nos permiten movernos y agacharnos con mucha facilidad y sin sentir dolor.

Muchas personas sufren una lesión de los discos o anillos fibrosos que ocurre cuando uno de ellos se escapa de entre las dos vértebras y hace que se produzca una presión de los nervios cercanos, ocasionando un horroroso dolor esto recibe el nombre de hernia discal (o hernia de disco).

¿Cómo sabemos si estamos sufriendo una hernia discal?

La hernia de disco suele ser lumbar, por lo que da como resultado lumbalgia o ciática, cuando presiona el nervio ciático y el dolor se prolonga por toda la pierna.

También podemos sospechar de una hernia de disco cuando sentimos dolor por detrás de la rodilla o en cualquier parte de la columna vertebral y que se trata o no de un traumatismo.

Si hacemos constante esfuerzos físico o movimientos bruscos, si trasladamos cargas pesadas sin una buena técnica física, podemos sufrir dolor de hernia discal.

¿Se puede prevenir una hernia discal?

Ejercicios para mejorar hernia discal

Sí que podemos prevenir el dolor de hernia discal, manteniendo una postura adecuada a la hora de cargar pesos, hacer ejercicio físico y también teniendo una buena nutrición e hidratación.

En cuanto a la nutrición, lo mejor es incluir en nuestra dieta alimentos que no produzcan tóxicos ni radicales libres en nuestro organismo, o en su contra, que contengan muchos antioxidanetes. Alimentos ecológicos, libres de pesticidas y fertilizantes químicos e hidratándonos de forma regular.

Los alimentos que nos van a venir muy bien para prevenir las hernias o, para que una vez las tengamos, desinflamar los discos son: los pescados, las legumbres, cereales integrales, leches vegetales, verduras, frutas, semillas de lino (con alto contenido en omega 3 que lubrican las articulaciones), la cúrcuma (qué es un potente antiinflamatorio).

Por lo que respecta al ejercicio físico, es bueno practicar estiramientos (yoga o pilates) para prevenir la aparición de hernias discales. Por el contrario, los movimientos bruscos favorecerán que suframos el dolor de hernia discal.

Si la carga que vas a coger pesa mucho, es mejor dar dos viajes y prevenir la aparición de este dolor que no nos deja dormir y nos impide realizar actividades cotidianas.

Ya padezco de hernia de disco, ¿es posible tratarla con remedios naturales?

Por supuesto que existen remedios naturales para tratar el dolor de hernia discal. Lo primero que debemos hacer es reposo. El descanso nos ayudará a desinflamar y eliminar un poco el dolor ya que no le daremos ningún tipo de trabajo a la columna vertebral y evitaremos el roce entre vértebras y el mayor pinzamiento del nervio por el disco.

Los masajes van a poder restituir o devolver al sitio el disco, quitando así la presión sobre el nervio y eliminando nuestro dolor sin necesidad de tomar ningún fármaco químico.

Aplicar calor sobre la zona ayudará a mejorar el flujo sanguíneo y a relajar la musculatura que puede estar causando un pinzamiento en el nervio. Alternar el calor con el frío hará que el tratamiento sea más rápido y el frío le bajará la inflamación. Este tratamiento de termoterapia se puede aplicar fácilmente con un saco térmico relleno de semillas, que es muy sencillo de calentar en el microondas o enfriar en el congelador o frigorífico y aplicar en la zona afectada.

Tomar harpagofito dos veces al día eliminará el dolor a la vez que aportará unos fabulosos nutrientes para mejorar el estado de la zona. Aplicar masajes en la zona afectada con aceite de romero y de caléndula.

Es muy importante acudir al/la médico, pues hay hernias discales que el tratamiento que requieren es quirúrgico. Aunque es la última opción, puede que sea el único tratamiento eficaz para su afección.

Este tratamiento quirúrgico es la última opción y se da cuando el dolor no desaparece tras agotar todas las otras alternativas y cuando este dolor de hernia discal afecte a la vida impidiendo la realización de actividades diarias. La mayoría de las personas con un tratamiento conservador logra remediar de forma fácil la hernia de disco.

El dolor de hernia discal se produce por la presión que ejerce el anillo fibroso sobre el nervio y este dolor radia por toda la espalda, por la pierna y también detrás de la rodilla.  Con el simple hecho de toser o estornudar o reír y notar dolor puede ser un síntoma de una hernia de disco.

Podemos sufrirla a cualquier edad, aunque es mucho más probable que esto se dé en edades de 30 años hacia adelante. No todos los dolores de espalda o piernas son debidos a una hernia de disco pero sí se da que cuando uno tiene hernia de disco, va a tener dolores de este tipo, por eso es conveniente acudir a un fisioterapeuta o al médico para que nos digan el origen de ese dolor.

Otros tipos de dolores que puedes tratar de forma natural con los sacos térmicos

¡Advertencia!:
No se debe dejar de consultar con nuestro médico las afecciones que padecemos y recurrir al fisioterapeuta para eliminar por completo las contracturas.

Mostrando todos los resultados (3)

Mostrando todos los resultados (3)