Dolor de meniscos

¿Dolor en los meniscos de la rodilla? Causas y tratamiento

Todos podemos sufrir dolor de meniscos de rodilla en algún momento de nuestra vida, ya que todos los días tienen que realizar movimientos repetitivos que desgastan las articulaciones, y si no las mimamos de vez en cuando, es normal que se resientan.

Pese a ser algo común el sufrir dolor de rodillas, cuando nos suceda, debemos prestar atención y no pensar que con un simple reposo ya está todo hecho.

Dolor en meniscos de la rodilla

El dolor de meniscos se puede deber a un golpe, a un movimiento brusco mal dado, a un sobreesfuerzo en entrenamientos o por que tengamos sobrepeso y se cargue demasiado la rodilla.

Para entender mejor que son los meniscos, debemos explicar un poco que compone la rodilla. Esta es un conjunto de ligamentos, músculos, huesos, tendones y cartílagos. Los meniscos también forman parte de ese conjunto, y se trata de dos almohadillas o sacos de líquido que propician que el roce entre esta estructura no sea tan acusado.

Es importante que cuando tengamos dolor de meniscos (o rodilla, si no se sabe de qué zona específica), consultemos con nuestro médico para ver de que afección estamos hablando. Hay ciertas enfermedades que afectan a la rodilla que se pueden tratar de manera natural, como son:

  • Esgruinces
  • Inflamación de meniscos (bursitis)
  • Tendinitis
  • Traumatismo (golpes)
  • Artritis
  • Quiste de Bajer

Así pues, unos consejos para evitar el dolor de meniscos que son efectivos y además de evitar molestias en esta, harán que no sufras molestia en cualquier otra parte del organismo son:

  1. Procura no coger mucho peso corporal, pues las rodillas sujetan prácticamente todo nuestro cuerpo, y cuanto más peso, a más trabajo están sometidas.
  2. Mantén una alimentación adecuada. Con dietas abundantes en ácidos grasos esenciales (pescado azul, semillas de lino, aguacate, aceite de oliva, etcétera).
  3. Haz ejercicio ligero o moderado si hace tiempo que no practicas deporte, y cuando ya tengas una buena rutina programada, fortalece la zona.
  4. Acostumbra a estar bien hidratado, pues las articulaciones precisan mucho de líquidos para mantener el buen funcionamiento de todos los elementos que las componen (tendones, cartílagos, músculos, huesos…).
  5. Tras una buena sesión en las que las rodillas hayan tenido que hacer un gran esfuerzo, mímalas aplicando un ligero masaje con aceite de romero que mejora la circulación y evita la inflamación.

Remedios naturales para eliminar el dolor de meniscos

Usar remedios naturales para eliminar el dolor de meniscos y recuperarnos de la lesión es bueno, pero si además lo tenemos a mano en nuestra casa o en el terreno que tenemos cerca… mucho mejor, no? 😀

Remedios naturales dolor meniscos rodilla jengibre y cúrcuma

A continuación os dejo una lista con remedios caseros para utilizas si padeceis dolor o inflamación de meniscos y queréis una cura sin fármacos:

  1. Reposo. Ante todo guardar reposo, al menos durante un día, ya que si nos excedemos de tiempo de reposo, podemos empeorar la situación, pero muchas veces se nos inflaman los meniscos por sobre-esfuerzo y con un reposo de un día nos recuperamos.
  2. Aplicar calor. Puedes usar un saco térmico de semillas y lavanda, calentarlo en el microondas y aplicarlo sobre la rodilla. Es conveniente usar calor cuando no hay mucha inflamación. Este hará que el dolor se vaya al activar los receptores de calor, y también mejorará la circulación.
  3. Aplica frío. Usando también un saquito de semillas, pero esta vez, enfriado durante dos horas en el congelador (mínimo). Lo colocas en la rodilla sin temor a quemaduras por frío, ya que no tiene líquidos que se congelen. Puedes dejarlo el tiempo que quieras, pues este irá atemperándose a la temperatura de nuestra rodilla sin producir un efecto dañino. Entre puesta y puesta, unas 3 horas vienen genial para dejar a la sangre que vuelva a fluir por la zona ya desinflamada.
  4. Alterna el frío y el calor. La acción es bien sencilla: aplica primero el saco en frío (que habrá pasado dos horas en el congelador) para rebajar la inflamación; cuando hayan pasado 15 o 20 minutos, caliéntalo en el microondas durante un minuto y medio y aplícalo en la rodilla. El calor activará de nuevo la circulación, aportando nutrientes y oxígeno a través de la sangre, hacia la zona dañada. Este tratamiento acelerará la recuperación y tenemos los dos tratamientos en un único elemento fácil de usar.
  5. Hazte masajes o frotamientos con aceites especiales para activar la circulación y reducir el dolor y la inflamación. Los aceites que puedes usar son fáciles de hacer en casa, como  por ejemplo
    1. Aceite de hipérico. La hierba de San Juan (hipérico), como bien indica su nombre, se recgje en estas fechas, sobre el 23 de junio, se deja en un tarro con aceite de oliva durante un mes (mínimo) y ya se puede aplicar.
    2. Aceite de romero. Bien puedes macerar como el hipérico, el romero en aceite de oliva durante 3 meses para beneficiarte al máximo de sus propiedades, o también puedes al aceite de almendras (50 ml), añadir unas 15 gotas de aceite esencial de romero o menta. Activarán rápidamente la circulación a la vez de eliminar progresivamente el dolor. Este aceite es especialmente bueno cuando la zona está inflamada y caliente, ya que la menta refresca.
    3. Aceite de jengibre. la preparación es parecida a la anterior aunque esta vez, el aceite de base será de oliva o de sésamo. Añadimos a este, 15 gotas de aceite esencial de jengibre (cada 50 ml de aceite base) y aplicamos sobre la rodilla. Al instante notaremos como empieza a calentarse la zonas, así que por esto, podemos concluir que es bueno para cuando sintamos dolor, pero la rodilla no esté ni caliente ni inflamada antes de poner el aceite.

Con estos remedios naturales y caseros, fáciles de hacerse con ellos, ya tenemos alivio para rato contra nuestro dolor de meniscos. ¡Seguro que os van genial!

Otros tipos de dolores que puedes tratar de forma natural con los sacos térmicos

¡Advertencia!:
No se debe dejar de consultar con nuestro médico las afecciones que padecemos y recurrir al fisioterapeuta para eliminar por completo las contracturas.

Mostrando el único resultado

Mostrando el único resultado