Dolor del tendón de aquiles

¿Qué produce el dolor del tendón de aquiles? Causas

La tendinitis de Aquiles es una inflamación del tendón que puede causar incomodidad extrema y dolor la ubicación de tendón de Aquiles, en el pie. Hace que sea muy difícil para las personas que sufren dolor del tendón de aquiles mantener una vida normal sin tratar el problema de una manera u otra.

El síntoma principal de la tendinitis de Aquiles es el dolor a lo largo de la parte posterior de la pierna y por encima del talón, especialmente al caminar o correr. Los episodios de dolor más severos pueden ocurrir después de correr prolongádamente, subir escaleras o  hacer carreras de velocidad.

Remedios naturales para tendón de aquiles

Los síntomas incluyen hinchazón, sensibilidad, rigidez muscular, hasta dolor del tendón de aquiles al pararse o caminar. Puedes aliviar la tendinitis de Aquiles con remedios caseros o naturales relativamente simples, sin embargo, los casos más graves pueden llevar una ruptura y es donde debes acudir a la atención médica como única solución.

Lista de remedios naturales para el dolor del tendón de Aquiles

  1. Terapia de frío. Es una de las mejores terapias caseras para tratar la tendinitis de Aquiles, ya que se puede reducir la inflamación aplicando un saco térmico de semillas previamente enfriado en el congelador y aplicarlo 15-20 minutos tres veces al día.
  2. Cúrcuma. Se trata de una especia que nos puede servir de remedio natural para tratar el dolor del tendón de Aquiles. Aplicando este tratamiento, conseguiremos reducir eficazmente el dolor y la hinchazón: añade una cucharadita de cúrcuma en polvo en una taza de leche y deja hervir durante 5 minutos, agrega miel y bebe esa leche con cúrcuma dos veces al día para promover la curación. Podemos sustituir la leche de vaca por una bebida vegetal mucho mejor pues la primera produce mucha mucosidad.
  3. Vinagre de manzana. Es también un remedio casero eficaz para calmar el dolor del tendón de aquiles. Posee propiedades antiinflamatorias y alcalinizantes que reducirán el dolor y la inflamación rápidamente. Agrega un vaso de vinagre de manzana crudo sin filtrar a una pequeña tina de agua caliente. Sumerge la pierna afectada en ella de 20 a 30 minutos, una vez al día. Te recuperarás por completo en pocos días y además puedes agregar una o dos cucharaditas de vinagre de manzana y una cucharada de miel en un vaso de agua caliente y lo bebés dos veces al día y verás qué bien te sientes en poco tiempo.
  4. Hojas de salvia. Las hojas de salvia ayudarán a calmar la inflamación y el dolor del tendón de aquiles. Tienes que coger 5 hojas de salvia y frotarlas en tus manos, a continuación colocarlas en un tazón que contenga vinagre de sidra de manzana y hervirlo durante unos minutos. Posteriormente, déjalo a fuego lento durante otros 5 minutos, después retirarse el recipiente del fuego y empapa un paño con esta solución, lo escurres y lo aplicas en el tendón de Aquiles durante 15 minutos. Esto aplicado una vez al día durante unos días ayudará a eliminar el dolor ya recuperar por completo el tendón de Aquiles.
  5. Aceite de ricino. En término de los remedios más tradicionales, el aceite de ricino se ha utilizado por generaciones como una panacea, pero cuando se trata de la lucha contra la inflamación, el 90% de ácido ricinoleico contenido en el aceite de ricino lo convierte en la opción ideal para el alivio de la tendinitis de Aquiles. Se aplica vía tópica aceite ricino en la zona afectada 2 veces al día.

¿Cómo prevenir el dolor en el tendón de Aquiles?

Aplicar frio dolor tendo de aquiles

Esta molestia se puede prevenir fortaleciendo la zona, haciendo ejercicios específicos para los pies si los tenemos más débiles. También evitando coger demasiado peso, tanto encargas que tengamos que transportar como nuestro propio cuerpo.

Pasado mucho tiempo sin hacer deporte y sentados debemos empezar a hacerlo suave y paulatinamente y no salir a correr el primer día. Y tras hacer ejercicio hacer unos buenos estiramientos para que la zona no se resienta.

Otros tipos de dolores que puedes tratar de forma natural con los sacos térmicos

¡Advertencia!:
No se debe dejar de consultar con nuestro médico las afecciones que padecemos y recurrir al fisioterapeuta para eliminar por completo las contracturas.

Mostrando todos los resultados (3)

Mostrando todos los resultados (3)