Dolor de trapecio

Dolor de trapecio por contractura muscular o estrés

Cuando sentimos dolor de trapecio, no cabe la menor duda de que se trata de una contractura muscular, a la cual no debemos darle el honor de vivir un drama teatral, pues existen unos remedios naturales que eliminarán el dolor de trapecio instantáneamente, a la vez que relajarán la musculatura.

Dolor de trapecio por contractura muscular

Este tipo de molestia es bastante común hoy en día, pues pasamos largas horas delante de un ordenador, bien sea por jornada laboral o por entretenimiento o estudios. Pocas veces, la personas mantienen una postura adecuada durante este período y es por eso por lo que nuestros músculos se empiezan a resentir y a provocar dolor. Además, debido al estilo de vida estresante y exigencias varias, es muy frecuente la aparición de contracturas musculares localizadas en los trapecios y el cuello, siendo estas muy molestas y no permitiendo un ritmo de vida normal

Si después de tantas horas sentados no practicamos ningún deporte ni hacemos ejercicios de estiramiento, aceleraremos el proceso de contractura. Si bien sabemos que existen remedios naturales, también sabemos que lo mejor es prevenir este tipo de dolores en la zona del trapecio, y para ello es recomendable seguir estos consejos:

  • Practicar diariamente deporte, insistiendo en ejercicios que fortalezcan la zona de los trapecios y la espalda, el general.
  • Realizar estiramientos al finalizar la jornada laboral, y en descansos cada hora y media, unos 5 minutos de estiramientos o movilidad también ayudarán a prevenir.
  • Controlar los cambios bruscos de temperatura y el estrés que tensan demasiado los músculos y acaban dañándolos.
  • Evitar gestos comunes como el de sujetar el móvil con la cabeza pegada al hombro y llevar siempre en el mismo lado el bolso, mochila, etc. Parece una tontería pero un día que tengamos la musculatura fría, puede suponer un movimiento brusco y dañarnos.
  • Acude al/la fisioterapeuta periódicamente aunque no tengas dolor, para prevenir una contractura grande.

Si ahora mismo sufres de este mal y quieras encontrar una solución rápida al dolor de trapecio, toma nota para cuando te hayas recuperado, pues el mejor remedio, amigos, es la buena prevención.

También es cierto que no siempre se debe a una actividad que diariamente va dañando o menguando la salud del trapecio. El dolor de trapecio puede aparecer tras un golpe, un movimiento brusco, hernia cervical, desequilibrio en la espalda (escoliosis, por ejemplo). Para todos estos, la prevención puede no suponer la panacea, pues aparecen repentinamente.

Remedios naturales y caseros para el dolor de trapecios

Aplica frío en la zona

Para ello puedes usar un saco térmico, como el multiusos o el de articulaciones, y enfriarlo previamente en el congelador por dos horas. A continuación, colócalo sobre el trapecio durante 15 o 20 minutos y vuelve a enfriar el saco durante una hora mientras reposas la zona, y vuelve a aplicar el tratamiento de frío.

Entre algún descanso, podemos aplicar también calor, para mejorar el flujo sanguíneo en la zona y acelerar la recuperación. Además, si se trata de contractura debido al estrés y tensión de músculos, el calor, lo relajará.

Masajea la zona

Aplica, mediante un ligero masaje, aceite de caléndula, una planta medicinal con propiedades analgésicas, antiinflamatorias y relajantes que ayudarán a eliminar el dolor en pocos días.

Podemos preparar nosotros mismo este aceite. Simplemente, tienes que llenar un tarro de cristal con flores de caléndula, y a continuación, cubrir todas las flores con aceite de oliva. Dejar el tarro por 3 semanas al aire libre, y ya tenemos un aceite especialmente indicado para los dolores y problemas musculares.

Estiramientos

Aunque en el momento no sintamos ni pizca de dolor, no está demás prevenir que este aparezca con unos sencillos estiramientos que los podemos hacer en casa. No importa si lo hacemos después del desayuno antes de empezar nuestra jornada, o tras finalizar esta o antes de una buena ducha reconfortante. Para ello, repite durante 10-15 segundos estos ejercicios:

Estiramientos de cuello y cervicales

  1. Con el cuerpo recto, inclina la cabeza hacia delante y hacia abajo, empujando levemente con las manos para un mejor estiramiento.
  2. Ahora, en dirección contraria, es decir, con la cabeza hacia atrás, también ayudándonos con las manos, esta vez, sobre la frente.
  3. A continuación, estira el cuello hacia ambos lados, como si quisieras tocar la oreja con el hombro. Con un tiempo de 10-15 segundos en cada lado.
  4. Curva la espalda haciendo un movimiento hacia abajo, agarrando los gemelos con las manos. No importa tener las rodillas dobladas, lo que importa es descongestionar la zona de la espalda.
  5. Con la ayuda de un apoyo (bien podría ser una silla firme, que no vuelque hacia atrás), colocar las manos sobre este apoyo e inclinarse hacia abajo, de tal manera que vayamos dibujando un ángulo de 90º entres el tren inferior y el superior. Empujar el pecho hacia abajo.

Aplicar calor

Si el dolor de trapecio que sentimos se debe a una contractura y no tenemos cita inmediata en nuestro fisioterapeuta, podemos aplicar un saco térmico, previamente calentado en el microondas, sobre la zona afectada, y con esto eliminaremos el dolor y relajaremos la musculatura.

Este remedio acasero, sirve como tratamiento previo a los masajes, a que con los músculos tensos y fríos el masaje es mucho más doloroso y la contractura cuesta más de eliminar.

Para esta zona, los saquitos térmicos que mejor de adaptan son el multiusos, articulaciones o cervical (ligeramente más alargado y menos grueso).

Fisioterapia

Este es el remedio natural definitivo, ya que al descontracturar por completo la musculatura, estamos consiguiendo que el dolor no vuelva.

Cuando acudamos a nuestro fisioterapeuta, este nos aplicará una serie de masajes y estiramientos que lograrán restablecer la posición inicial del músculo trapezoidal y con ello, eliminar por completo el dolor. Eso sí, el día siguiente sentiremos un fuerte dolor de trapecio por el trabajo realizado en la zona, el cual podremos tratar con la aplicación alterna de frío y calor.

Otros tipos de dolores que puedes tratar de forma natural con los sacos térmicos

¡Advertencia!:
No se debe dejar de consultar con nuestro médico las afecciones que padecemos y recurrir al fisioterapeuta para eliminar por completo las contracturas.

Mostrando todos los resultados (3)

Mostrando todos los resultados (3)